miércoles, 17 de julio de 2013

Normalmente suelo reflexionar bastante lo que escribo y cómo lo escribo, lo que quiero transmitir y cómo hacerlo. Hoy no, hoy solamente quiero desahogarme, me da igual que sean las cinco y pico de la mañana, me da igual que mañana lo releea y me avergüence, porque esto está dentro de mí, y que mañana la luz del sol me haga sentir más a la vista de todos, más expuesta, menos libre como las horas de la noche, no importa, porque esto seguirá dentro. Hoy no hay título, hoy no hay etiquetas, hoy no hay imagen, hoy siento la necesidad imperiosa de sacarlo. Todo el mundo contando sus miserias, en la tele, en las redes sociales, en los bares... cada uno donde le da la gana, y yo callándome porque no quiero parecer débil, no quiero mostrar esa parte de mí, pero es inevitable que cada uno tenga un punto de ruptura. Por muy sólido que parezcas, tienes una brecha, una pequeña brecha escondida en alguna parte, y donde, si te golpean, te rompen entero.

¿Por qué nos identificamos con personajes de libros o películas?¿Tan especiales nos creemos como para que cuenten historias sobre nosotros, o es que cada uno ve lo que quiere?¿De verdad una película cuenta tu vida punto por punto o simplemente necesitas ver un final feliz y te crees que es así para que se acabe desarrollando igual?

A veces creo que es bueno soñar; a veces creo que sólo sirve para caer desde más alto. Ni yo misma me entiendo, ¿cómo me van a entender los demás? Ni sé qué quiero con seguridad. Sólo tengo clara una cosa que quiero y que no tengo. Y no sé si podré tener, ni cuando. En pleno verano y hoy temblando de frío.

Sé que hay cosas que no quiero. No quiero que me escondas, no quiero que nadie sepa de mí, no quiero ser un secreto. Pero tampoco se puede hablar, porque ni nosotros sabemos ¿o sí sabemos?¿Negamos las cosas, las aparcamos, dejamos el problema para después?¿Es bueno dejar que las cosas se desarrollen solas o es cobarde? Qué hacer... nunca hay una respuesta correcta.

No más sueños, Ana, tienes que dormir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario