miércoles, 11 de junio de 2014

Gentilicios

Veo alejarse despacio tu coche por enésima vez, girar en la curva del final de la calle hasta que lo pierdo de vista. El coche se marcha, pero sé que tú no. Aunque sienta un vacío cada vez que se te lleva, sé que seguirás a mi lado, y volverás y nunca te irás realmente, porque nunca quisiste irte, porque el último beso que me diste quería atraparme contigo y tu abrazo no era alrededor de mi cuerpo, sino dentro de mi alma.

Vas a volver para quedarte, lo sabemos los dos. No hace falta un contrato, ni pedirnos matrimonio una vez más, ni una agenda con planes. Eres de aquí; ni tú de tu ciudad ni yo de la mía. Tenemos que estar juntos porque nuestro gentilicio es nosotros, y es nuestro destino. Somos como dos imanes, que acabarán juntos porque esa es su ley. Ven pronto, es la ley.


No hay comentarios:

Publicar un comentario